AMANECER EN ALMERÍA

Un placer sentarme de nuevo mientras el Sol despunta, delante de la página en blanco de este blog. Que van ya casi dos meses llenos de cambios y quehaceres, y si bien el yoga va ocupando gran parte de mi día a día, también las redes sociales con las que he tenido que irme familiarizando, el examen del carnet de conducir,el centro de yoga, importantísimo y especial, conocer nuevos amigos…

La primavera está llamando a las puertas, que el camaleón lo dice y se me ocurre pensar en una reflexión del Dalai Lama plasmada en el libro “El arte de la felicidad” 

 

Podemos cambiarnos, evolucionar a través del entrenamiento. En la práctica existen varios métodos para mantener una mente serena cuando sucede algo perturbador. La práctica repetida de éstos nos permite llegar a un punto en el que los efectos negativos de una perturbación no lleguen más allá del nivel superficial de nuestra mente, como las olas que agitan la superficie del océano pero no tienen gran efecto en sus profundidades. Un estado mental sereno tiene efectos beneficiosos para nuestra salud, igual que a la inversa.

Volverse a la felicidad como un objetivo alcanzable y tomar la decisión de buscarla de forma sistemática puede cambiar profundamente nuestras vidas”.

 

Seguramente la mayoría de nosotr@s estamos pensando que esto debe resultar bastante difícil, pero que bueno que alguien nos diga que no es imposible, ¿verdad? .

Buen día!

Namaste