Hatha Yoga

El “Yoga físico” es considerado a menudo una ciencia, pues consiste fundamentalmente en una herramienta de vida basada en la experiencia y no en la creencia.

La palabra Hatha está formada por dos sílabas:

Ha – Sol (energía, calor, actividad)

Tha – Luna (relajación, enfriamiento, quietud)

El Hatha yoga trabaja sobre nuestro organismo mediante la “unión de contrarios”:

En las clases adquieren importancia tanto las asanas  (posturas) y los pranayamas (ejercicios respiratorios) que nos proporcionan una mayor movilidad, fuerza, alineamiento correcto y equilibrio como las relajaciones a nivel profundo que nos aportan la calma y el descanso tan necesarios en nuestro día a día.

Armoniosamente combinados estos dos elementos en las clases de Hatha Yoga, constituyen una fórmula ideal para alcanzar una sensación de bienestar que abarca tanto al cuerpo como a la mente.

La respiración: una respiración adecuada, plena y rítmica, se convierte en el nexo entre los ejercicios, impregna toda la práctica y es clave en esta disciplina, puesto que una respiración completa y consciente es fuente de salud y nos ayuda a permanecer centrados y atentos y situados en el momento presente.

En un ambiente silencioso y agradable, la práctica habitual de este conjunto de técnicas tan antiguas y a un tiempo tan actuales, nos invita a la observación de nuestros procesos personales, al autoconocimiento y  finalmente  nos acercan a nuestro “yo” más íntimo,  auténtico y sabio que no pocas veces parece haberse perdido en medio del ruido, los quehaceres cotidianos y las prisas.